Digital clock

viernes, 21 de septiembre de 2012

VID (Vitis vinifera)

La vid es una planta leñosa y trepadora, que podría alcanzar los 20 m de altura, si se le permitiera, porque se poda todos los inviernos y su tamaño se acondiciona a los deseos de quien la cultiva. El tronco, con los años, se va haciendo grueso y retorcido, con la corteza muy rugosa. Sus hojas son grandes, alternas, palmeadas, de lóbulos irregulares y aserrados. en la base de las hojas crecen los zarcillos, los cuales ayudan a trepar la planta enroscándose en los posibles soportes que encuentra a su alrededor como ramas, árboles, alambres y demás lugares donde pueda sujetarse. Sus flores son diminutas de color verdusco, en racimos, y aparecen cuando en primavera están formándose las ramas, y cada florecita se convertirá en un grano de uva (baya), que en su conjunto formará el racimo que podrá ser do color verdoso, negro o rosado, y en el interior de cada grano contendrá las semillas (tres o cuatro en cada baya).
Se utilizan sus hojas, su savia, las uvas (bayas) y las semillas, por lo tanto es una planta muy rica en aplicaciones medicinales.
Las uvas son un riquísimo, nutritivo y delicioso alimento repleto de vitaminas, minerales, proteínas y azúcares.
Para hacer una cura depurativa de uvas tenemos que consumir de 1 kilo a 3 kilos de uva madura, cada día , durante 3 días. Se puede consumir también su piel e incluso sus semillas a condición de que se mastique todo perfectamente, pues su piel contiene una sustancia muy importante anticancerígena, y de sus semillas se extrae un excelente aceite comestible. Si pretendiéramos hacer la cura más larga (más días) es aconsejable consultarlo con su médico.
La uva es un alimento astringente muy capaz de frenar las diarreas y evitar la deshidratación característica de los procesos que cursan heces líquidas, además de tener un efecto antihemorrágico excelente para las gastroenteritis y disenterías con deposiciones sanguinolentas. Para estos problemas también podemos utilizar las hojas por medio de infusiones, que prepararemos con dos cucharadas de hojas desmenuzadas en un litro de agua, que dejaremos hervir 5 minutos y reposar otros 10, y luego podemos tomar 2 o 3 tazas al día, antes de las comidas.
Las hojas también las podemos utilizar para los problemas circulatorios como piernas cansadas, hemorroides, varices, sabañones, etc. Para mejorar estos problemas podemos ingerir su infusión (detallada anteriormente) y efectuar lavados, baños y compresas con la misma, en especial baños de asiento para las hemorroides, que se recomienda tomar 3 baños diarios de 5 minutos, con el líquido frío. Si se desea se puede hacer la infusión más concentrada (más hojas) para los baños de asiento.
Los ácidos grasos insaturados que posee el aceite de sus semillas, los hacen excelentes para disminuir el colesterol patológico y además ayuda a prevenir la arteriosclerosis.
Y ahora les hablaremos de la savia de la vid. Avanzado el invierno las cepas o parras de la vid se podan, y cuando se acerca la primavera los extremos de las ramas cortadas comienzan a "llorar" unas gotas de savia. Estas lágrimas de la planta se utilizan para mojar los eczemas y demás irritaciones de la piel, con resultados expectaculares (según quien lo ha experimentado), y también para las inflamaciones oculares, como conjuntivitis, orzuelos, blefaritis, etc. Las gotas de savia se pueden recoger en un frasco bien limpio y aplicar directamente sobre la piel o los ojos.

SINONIMIAS
Francés: Vigne.
Inglés: Wine grape.
Alemán: Weinrebe.
Holandés: Wijnstok.


1 comentario:

  1. En mi experiencia es muy depurativa pero no astringente. Casi te diría que al contrario, especialmente si se come la piel.

    Un saludo

    ResponderEliminar