Digital clock

lunes, 16 de septiembre de 2013

COL (Brassica oleracea)

La col, también llamada repollo y berza, es una planta bianual con las hojas externas de color verde fuerte, anchas, gruesas, carnosas, con muchas nervaduras, y las interiores blancuzcas y apelmazadas en forma de pelota más o menos grande. Es originaria de Europa y se cultiva en todas partes del planeta con clima templado. Además de ser un gran alimento repleto de vitaminas A, C y U, tiene importantes propiedades medicinales que a continuación les detallamos.
En textos médicos de la época romana, ya describían las virtudes antiinflamatorias de las cataplasmas preparadas con las hojas de la col. Se aplicaban en DERMATOLOGÍA, ya fueran hojas crudas machacadas, calentadas con la plancha (de planchar ropa) o cocidas. Ideal para cicatrizar heridas infectadas, para eczemas, úlceras varicosas y para forúnculos.
Para las ÚLCERAS GASTRODUODENALES, el jugo de esta planta es excelente. Para quienes las padezcan tienen que licuar el jugo de sus hojas y tomar un vasito antes de cada comida, y comprobarán como en pocos días desaparece el dolor, y en pocas semanas, posiblemente, haya curado la úlcera, tal vez debido a la acción antiulcerosa de la vitamina U, vitamina poco conocida y estudiada, pero con poder protector de la mucosa estomacal. Este mismo jugo, endulzado con miel, y tomado de la misma forma, es excelente para los catarros bronquiales.
También se puede consumir cocida en los guisos y cruda en ensaladas, muy apropiada para personas que suelen llevar una dieta pobre en frutas y verduras frescas, por su riqueza en vitaminas.
Parece ser que también tiene propiedades anticancerígenas, capaces de prevenir la formación de tumores cancerosos, debido a su alto contenido en vitamina A (caroteno).
OBSERVACIONES: La col es una verdura flatulenta que no deben consumir las embarazadas o madres lactantes, los niños menores de 12 años, ni tampoco las personas hipertensas. Su consumo excesivo puede causar problemas cardiovasculares, también en los ganglios y en la glándula tiroides.

SINONIMIAS
Francés: Chou.
Inglés: Cabbage.
Alemán: Kohl.
Holandés: Kool.

martes, 10 de septiembre de 2013

LANTANA (Viburnum lantana)

La lantana es un arbusto que puede llegar a medir hasta 3 metros de alto y muy ramificado a lo ancho, sus hojas de 3 cm de anchas  y 5 cm de largas ovaladas, con los nervios muy pronunciados, de un verde intenso por la cara visible y muy claro por el envés, y con los bordes dentados. Sus flores diminutas, agrupadas en pequeños ramilletes, de muchos e intensos colores, según variedad, que van cambiando el color de sus florecitas desde que se abren hasta que caen.
Sus frutos son unas bayas verdes que se tornan marrón oscuro al madurar.
Originaria de Europa, es muy fácil encontrarla asilvestrada en zarzales y setos, y en muchos jardines como planta ornamental por el atractivo color de sus flores. Se utilizan sus ramas floridas, todavía sin bayas, pues son altamente tóxicas.
Sus principales virtudes son astringente, por los taninos que contiene, antiséptica, por su poder para inhibir el crecimiento y desarrollo de bacterias y hongos, y antiinflamatoria por su capacidad para desinflamar las encías e inflamaciones bucales, pero sin abusar, simplemente dando ligeros toques con una bolita de algodón o gasa mojadas con la decocción de esta planta.
Se utilizan decocciones ligeras (con poca planta), con una pizca de ramas floridas desmenuzadas por medio litro de agua, que dejaremos hervir 5 minutos y reposar otros 15 minutos. Esta decocción se toma una taza al día y solo durante una semana de cada mes. Se toma para problemas de hipertensión arterial, 
diarreas, prurito, conjuntivitis y úlceras dérmicas y bucales, pero mi consejo es que solo la usen para las encías e inflamaciones bucales anteriormente comentadas, y tomar otras plantas más inofensivas con las mismas propiedades para los otros problemas. En pocas palabras, planta bastante tóxica, mi consejo evitar su ingesta, disfrutar con ella admirando la belleza de sus flores.




Fotografías de José Romero.

SINONIMIAS

Francés: Viorne lantane.
Inglés: Wayfaring free.





lunes, 2 de septiembre de 2013

ALUMBRE (Piedra de alumbre)

En esta página no les voy a hablar de ninguna planta, hoy les hablo de la "piedra de alumbre" (Traquita alunifera). Se trata de un mineral, el alumbre potásico, que tiene forma de piedra cristalina que al mojarla con agua parece un trozo de hielo. Este mineral, ya usado en tiempos remotos, se está haciendo muy popular como desodorante natural. Existen yacimientos en el norte de África, el de mejor calidad, según cuentan, es el de Egipto. En España también existen minas en Mazarrón y Lorca (Murcia) y en Rodalquilar (Almería).
Aparte de ser un magnífico desodorante, ya comentado anteriormente, también tiene otras propiedades muy beneficiosas para la piel y sus problemas.
Como desodorante solo hay que mojar la piedra frecuentemente y cuando nos duchamos pasarla con delicadeza por todas las partes del cuerpo generadoras de sudor, se puede pasar si queremos por todo el cuerpo. Al decir con delicadeza es porque su superficie es bastante rugosa y con el desgaste del uso se producen esquinas y aristas del mineral que pueden ser lastimantes y cortantes para la piel. Esto sucede cuando la piedra está sin refinar, tal como se arranca el trozo del yacimiento, pero existen a la venta, en herboristerías y tiendas naturistas, piedras con los lados y esquinas refinados para que su tacto sea suave y ser usados sin ningún problema.
Es aconsejable que el uso de esta piedra sea unipersonal, es decir, que la use siempre la misma persona. Si en un hogar conviven varias personas que desean usarla que cada una tenga su piedra. Después de su uso hay que enjuagarla bien con agua y conservarla para la próxima vez.
También tiene las propiedades de ANTISÉPTICA, ANTIBACTERIANA y CICATRIZANTE. Hace muchos años en las barberías, después de afeitar al cliente, el barbero pasaba por la zona afeitada la piedra de alumbre para desinfectar la piel y curar cualquier cortecito u heridita que se hubiera podido producir, incluso las que sangraban en pocos minutos cicatrizaban. Como es de suponer en aquellas épocas no existían los masajes y lociones para después del afeitado, o tal vez sí, pero no al alcance de todas las economías.
Incluso se puede usar después de la depilación, que tanto hace sufrir a más de una mujer.
En la piel no deja residuo alguno, ni color, ni olor, pero en cambio elimina los olores del sudor.
Personalmente la uso cuando me afeito, pero voy a contarles algo que me sucedió. Me salió en la frente como una minúscula verruga, muy dura, tan dura que pensaba que me estaba saliendo un cuerno, y por mas cremas y pomadas que me ponía no se ablandaba ni se caía, y entonces cuando me afeitaba se me ocurrió pasarme la piedra por la frente, y milagro, en pocas veces desapareció y no ha vuelto a salir.
En cualquier dermatitis o problema de piel puede resultar muy beneficiosa, incluso las manchas que con la edad aparecen en la cara, el pase de la piedra las decolora y hace menos visibles.
También les voy a decir que si la tocas con la lengua, sabe a limón, y si te la pasas por la frente tienes que cerrar los ojos porque si te resbala alguna gota de agua de la piedra hasta los ojos escuece mucho.
Esto es todo.
También la piedra, como pasa con todas las cosas, tiene sus detractores, que tratan de desprestigiarla, pero allá ellos, yo estoy muy contento de usarla.

Fotografías originales de José Romero.