Digital clock

viernes, 17 de abril de 2015

ROSAL SILVESTRE (Rosa canina)

El rosal silvestre, también llamado  "escaramujo"(sus frutos), es un arbusto que puede alcanzar hasta los 3 metros de altura, que pertenece a la familia de las Rosáceas. Sus tallos están provistos de espinas, pequeñas y curvadas, parecidas a los dientes de cualquier perrito, pero que se agarran a la ropa y a la piel al más mínimo roce con ellos. sus hojas son alternas, con foliolos ovales (de 5 a 7) con el borde dentado, y sus flores, de 5 pétalos, de color blanco rosado, y sus frutos con forma de aceituna, primero rojos y con el paso del tiempo se oscurecen, casi negros, llamados escaramujos.
Su hábitat son los bordes de caminos y bosques de toda Europa.
Como planta medicinal se utilizan los frutos, las flores, las hojas y la raíz.
A continuación les detallamos las aplicaciones medicinales de la planta.

Fotografías de José Romero.

Rosa canina
En primer lugar les diremos que sus frutos (escaramujos), aparte de otras vitaminas, contienen tal cantidad de vitamina C que supera con creces a la que contiene el limón. Y para aprovechar esta vitamina cogeremos frutos bien maduros, los abriremos y les quitaremos las semillas y los pelillos que hay junto a la piel, enjuagándolos con agua, y ya los podemos consumir, pues solamente masticándolos durante un rato ya estamos añadiendo vitamina C a nuestro organismo, pues si los hervimos pierden toda la vitamina, aunque el líquido nos sería útil para otros problemas de salud. Este procedimiento nos ayudará en casos de agotamiento físico, astenia y convalecencia.


Rosa canina
 La decocción de los frutos es muy recomendable como diurético y depurativo, para casos de retención de líquidos, gota y artritismo. Haremos la decocción con 50 gr de los frutos por litro de agua, que dejaremos hervir 5 minutos y reposar otros 10 minutos. Nos podemos tomar hasta 4 tazas al día del líquido resultante.

Rosa canina
Para la diarrea también nos será de utilidad. Haremos una decocción con 100 gr de raíz y hojas en litro y medio de agua, que dejaremos hervir hasta que el líquido quede reducido a un litro. De esta decocción nos tomaremos 2 o 3 tazas al día.

Escaramujos
Para la conjuntivitis (inflamación de los ojos) y la blefaritis (inflamación de los párpados) tenemos otra receta. En un recipiente echaremos un puñado de pétalos de las flores (rosas) y lo dejaremos macerar un día. Luego filtraremos el líquido exprimiendo los pétalos, y con el liquido resultante realizaremos baños y lavados en los ojos enfermos.

Y para terminar les contaré una antigua costumbre que todavía perdura en algunos pueblos. Se trata de curar a los niños herniados. Se tiene que escoger un tallo de joven y fuerte del rosal, y de arriba a abajo lo abriremos por el centro de forma que tirando de cada lado lo podamos abrir, todo ello sin romper, ni cortar, ni arrancar el tallo. Esta operación se hará la noche de San Juan a las 12 horas de la noche. A cada lado del tallo estará una mujer llamada Juana y un hombre llamado Juan, que se irán pasando el niño del una al otro 3 veces seguidas, tal vez recitando alguna frase que no ha llegado a mi conocimiento, pero siempre alguna persona creyente tendrá una frase apropiada para el caso. Después se juntara el tronco embadurnado de barro y envuelto y atado con una venda. Según cuentan el niño se cura si el arbusto no muere. ¿Verdad, mentira?, nunca se sabe. De todas formas estas historias antiguas siempre resultan interesantes y curiosas.

SININIMIAS
Francés: Rosier des chiens.
Inglés: Dog rose.
Alemán: Wilde Rose.
Holandés: Hondsroos.