Digital clock

jueves, 16 de marzo de 2017

ANEA (Typha latifolia).







La anea, también llamada espadaña y tifa, es una planta extendida por todas las zonas acuáticas (estanques, lagos de agua dulce, marjales, etc.) del hemisferio norte.
Es una planta perenne, que forma grandes agrupaciones. Con con tallo redondo que alcanza hasta 2,5 m de altura. Las hojas de unos 60-150 cm de longitud, son planas, erectas, en forma de espada y algo cóncavas, especialmente en su base. Los tallos florales son simples y erectos, y pueden acabar en flores masculinas o en espigas cilíndricas, que contienen las flores femeninas.
La parte utilizada son la raíz y, en menor medida, las semillas.
Esta planta tiene algunas propiedades muy interesantes que a continuación les detallamos.

Fotografías de José Romero.




En la medicina popular existe una fórmula que sirve para curar el PALUDISMO (fiebres tercianas). Nos aconsejan cortar la parte aérea de las hojas y quemarlas. Después se tamizan sus cenizas y se mezcla en un vaso, una cucharada de estas cenizas con una cucharada de miel, que dejaremos en maceración toda la noche al raso.
Nos aseguran que estas cenizas contienen lejía.
Nos tomaremos el preparado en ayunas, durante una novena (nueve días), tiempo suficiente para curar la enfermedad.


La fórmula anteriormente descrita, en algunos lugares utilizan agua en lugar de miel.



También podemos utilizar sus espigas cilíndricas (flores), secas, la pelusilla en que se convierten sus flores para aplicarlas en las QUEMADURAS, para ayudar a cicatrizar más rápido.



Las hojas de esta planta siempre han sido un buen material para la fabricación de sillas, asientos y respaldos, constituyendo el cordaje de las mismas. Precisamente mi abuela era una experta en hacer asientos de enea. Artesanía que, por desgracia, se va perdiendo y olvidando, con los tiempos y métodos modernos.

SINONIMIAS:
Francés: Typha.
Inglés: Cattail flag.