Digital clock

viernes, 26 de octubre de 2012

ROMERO MACHO (Cistus clusii Dunai)

Fotografías de José Romero
El romero macho es una planta perteneciente a la familia de las cistáceas. Su nombre se debe a su gran parecido con el romero tradicional (Rosmarinus officinalis), aunque su tamaño no es tan grande. Las diferencias en las dos plantas son las flores, como se puede comprobar en la foto, y el aroma, esta planta no lo tiene, por lo demás son muy semejantes, y crecen en las mismas zonas, muy cercanas unas a otras. Se cría en la zona mediterránea occidental, en suelos calizos y pedregosos, entre matorrales. Florece en primavera, y si hay abundancia de estas plantas ofrecen un panorama precioso lleno de flores blancas.
Esta planta tiene algunas virtudes medicinales, bastante desapercibidas y poco usadas, pero en las zonas rurales  sigue gozando de gran aprecio por la sabiduría popular. a continuación les detallamos algunas de ellas.
Es utilizada para problemas de circulación sanguínea. Para ello emplearemos la parte aérea de la planta. Tomaremos una rama florida de la planta (de unos 10 cm.) y la introduciremos en una botella o recipiente con un litro de agua, como mínimo, y beberemos durante el día del líquido obtenido con la maceración de la planta.
Se puede utilizar como antiinflamatoria para la pesadez e inflamación de las piernas. Se pueden aplicar baños con su infusión, y también confeccionar alguna crema para luego aplicarla con masajes.
Tiene propiedades antirreumáticas. En este caso utilizaremos la planta aérea desmenuzada y haremos un decocto con dos cucharadas de la planta por litro de agua, y luego aplicaremos baños y compresas, empapadas con el líquido sobre las partes afectadas y doloridas.
La podemos utilizar como anticatarral. Para ello haremos un decocto con la parte aérea de la planta desmenuzada, a razón de una cucharadita de la planta por 1/4 de litro de agua, del que luego tomaremos una tacita o dos al día. Esta misma receta también la podemos utilizar para calmar las migrañas.
La misma receta anterior sirve también para calmar el dolor de muelas, realizando enjuagues bucales tantas veces como sea necesario.

También podemos utilizar la misma receta como antihipertensiva, es decir, para bajar la presión sanguínea. Para ello añadiremos un poquito más de agua para hacer el decocto algo más suave, y también podemos añadir al decocto, si queremos, una pizca de espliego (Lavandula latifolia), y luego tomaremos una tacita, una o dos veces cada día. Esta decocción antihipertensiva, cuenta la sabiduría popular, es muchisimo más efectiva que la del romero tradicional.
Un consejo: Cuando se trate de ingerir infusiones o decocciones de esta planta, hay que actuar con prudencia y observar en nosotros mismos que nuestro organismo lo acepta sin problemas, y que no nos produce algún efecto indeseable. La planta, por el momento, está poco estudiada, y los datos aquí expuestos son del conocimiento popular que existe en las zonas rurales, donde a través del tiempo las recetas han ido pasando de unas generaciones a otras, aliviando sus problemas, cuando la mayoría de las veces se carecía de médico.

2 comentarios: