Digital clock

lunes, 15 de abril de 2013

CARDO MARIANO (Silybum marianum)

El cardo mariano, también llamado cardo de María y cardo lechal, (aunque en algunos libros, para confusión de los lectores y aficionados a las plantas medicinales, se empeñan en llamarle también cardo borriquero (Onopordum macracanthum) y cardo santo (Cnicus benedictus), además de otras barbaridades, cosa que me provoca indignación).
Volviendo al cardo mariano, es una planta que nace como un rosetón de hojas que crecen y se hacen enormes, extendidas por el suelo, con muchas manchas blancas en las hojas, muy diferentes a las que puedan tener otros cardos, de ahí su nombre cardo de María (por la leyenda sobradamente conocida de la Virgen María que amamantando al niño Jesús se le cayeron unas gotas de leche al suelo donde se encontraba el cardo y sus hojas quedaron manchadas para siempre), pues del centro de la planta va apareciendo un espigón floral que puede alcanzar hasta el metro de altura, y en su extremo final aparecen las flores, como una especie de alcachofas, rodeadas de fuertes espinas, que al abrirse muestran una aglomeración de filamentos de un hermoso color azul. Esto sucede en primavera, luego en el interior de las flores cuajan las semillas que es lo que más se emplea como medicina. Las hojas tiernas también se pueden utilizar como cualquier otra verdura, pero antes hay que recortar los bordes porque tienen espinas.

Fotografías de José Romero.

Cardo mariano, flor


Es una planta con propiedades medicinales muy importantes que a continuación les detallamos.
Fotografía de José Romero
La propiedad medicinal más importante es la de hepatoprotectora (que protege el hígado). Es capaz de desinflamar y restaurar las células del hígado dañadas por el alcohol, así como por otros elementos tóxicos, por ejemplo las personas que por problemas de cáncer han sido sometidas a tratamientos de quimioterapia, cosa que el hígado termina prácticamente destruido, esta planta tiene la virtud de regenerarlo. Para los problemas que hemos comentado haremos una infusión con dos cucharadas de semillas machacadas o trituradas por litro de agua, que dejaremos hervir 5 minutos y reposar otros 10 minutos, después tomaremos de 3 a 4 tacitas diarias.
Fotografía de José Romero
La misma infusión que hemos detallado anteriormente también puede sernos útil y ayudarnos a mejorar los problemas tales como la hepatitis, la cirrosis y la insuficiencia hepática. Y también tiene el poder de aumentar la producción y potenciar la salida de la bilis de la vesícula biliar facilitando y mejorando las digestiones.
Tiene propiedades venotónicas y hemostáticas que contribuyen a reducir la fragilidad capilar.
Es muy útil para los mareos y vómitos en los viajes, por lo que se aconseja tomar una taza de infusión antes de comenzar el viaje.
También son muy útiles las infusiones cuando se padecen reacciones alérgicas como la fiebre del heno o el asma.
Fotografía de José Romero
Para mayor comodidad también se pueden adquirir en farmacias y tiendas naturistas preparados de la planta tales como extractos, tinturas, cápsulas, etc.

Esta planta se considera carente de toxicidad, pero hay que tener en cuenta que su consumo puede aumentar la presión arterial, por lo tanto se aconseja a las personas hipertensas que si la consumen sea bajo un control riguroso de su hipertensión.

SINONIMIAS
Francés: Chardon Marie.
Inglés: St. Mary`s thistle.
Alemán: Mariendistel.
Holandés: Mariadistel.

2 comentarios: